Crecimiento personal y pensamiento positivo

Los enlaces que se comparten en las redes sociales son efímeros.

Rulan a una velocidad vertiginosa en el timeline de las redes sociales y no siempre se muestran para ti. Así que las probabilidades de la sinergia se reducen a la casualidad.

 

Casualidad algorítimica

La casualidad intenta ser sugerida. Las máquinas presentan algoritmos para prever qué le gustaría leer a tu público y a qué hora leen en el ámbito online. Esto nos hace sentir que la máquina domina nuestros actos más humanizados y que la sinergia es estadística, y no casualidad. Si nuestras conexiones on line van sumando datos a la gran batidora del big data y por probabilidades se logran algoritmos que auguran tendencias, actitudes on line y conexiones similares nos están queriendo decir que la computación, sabrá cuál es nuestro plan antes de nosotros saberlo, siempre que se de la rutina.

¿Estábamos destinados?

A la mayoría de las personas nos gusta degustar el año nuevo sabiendo que hemos crecido espiritualmente. Sin embargo hasta la llegada del primer blog de blogger en el 2004, estábamos destinados a crecer personalmente con los fundamentos de nuestra saber local, familiar, televisivo, literario, cercano y por economías. Esto fue así, hasta que empezamos a interactuar con personas de distintas personas del mundo. Siendo Facebook la red social con la mejor iniciativa y puesta en escena. A partir de ella se han creado miles y cientos de proyectos on line, a través de los cuales estamos compartiendo enlaces efímeros en las redes sociales.





La suerte del enlace efímero compartido está calculada bajo los algoritmos de Google y las Redes Sociales. ¿Cuántas probabilidades tienes de que te conectes a un red social específica y mediante el posicionamiento natural te aparezca en enlace compartido de calidad, que precisabas para tu crecimiento personal y pensamiento positivo?

Quizás volvemos al mismo horizonte donde las estadísticas y el destino están unidos por un sexto sentido. Aunque las matemáticas y la espiritualidad entren una vez más en discusiones fundamentadas.

Muchas personas ya siguen a sus guías espirituales en Twitter y los buscan a posta a una hora determinada del día o incluso siguen su timeline. Twitter responde bien a esta necesidad. No es igual que LinkedIn donde los enlaces efímeros se pierden. Por otra parte, existe un público que navega baja la espera del aburrimiento con prácticas al azar y es allí donde sucede la casualidad no algorítmica o con resultados estadísticos más dudosos.

Crecimiento personal y el pensamiento positivo ¿Algoritmo o destinos?

En el 2014 muchas personas experimentaron un crecimiento personal y pensamiento positivo. Algunos personas incluso asisten de forma consciente a jornadas, charlas o congresos y otras de forma inconsciente se involucran en el grupo del evento. Sin embargo, una vez que se termina la función, tendemos a volver a nuestras vidas locales y la propia vorágine del tejido social, laboral, político… nos aleja del proyecto de crecimiento personal y pensamiento positivo al cual asistimos como el que va al teatro. Sólo nos queda una puerta abierta hacia nuestro guía espiritual y está en las redes sociales.

Algunas personas muestran una actitud de conexión y se conectan a las redes sociales de sus mentores. Intentando mantener el contacto on line que les va a permitir reconocerse ante ese acto notorio hacia un camino lleno de pletóricas ilusiones. Esto no quiere decir que puedas estar en la conexiones diarias de cada red social con tu mentor y menos aún, que todos los días se publiquen grandes proyectos que puedan cambiar tu vida por parte de tu mentor.

Obviando la puerta por la cual has llegado a conectar en el ámbito online con tu guía espiritual. Ya sea tras un evento físico real o ya sea gracias al ámbito online. Lo que está claro es que el gran big data está analizando nuestra persona, experiencias, creatividad y todos los aspectos del mapa mental para trazar el algoritmos perfecto que nos muestre en enlace efímero. Mientras ellos siguen las señales, nosotros sabemos que hay más destino que algoritmo. Lo cierto es que por increíble que parezca estamos frecuentando otra forma de vida junto a la mirada de gurus de todas las partes del mundo.

Crecer personalmente y pensamiento positivo:

. Desde la primera vez que llegué a internet habrán pasado ya como unos veinte años. Pocas cosas enamoran o sorprenden en la vida. He de reconocer que dejar atrás el limitado crecimiento personal y pensamiento positivo local, familiar y televisivo es uno de ellos. Así que vivir una época de paz y austeridad donde internet y las redes sociales ayudan a las personas a crecer me parece un fantástico invento.

. Salir de casa en modalidad on line y andar por internet bajo el manto brillante de las redes sociales donde puedas conectar con mentes llenas de pensamiento positivo es un gran paso que la humanidad industrializada está experimentando.

. Una vez que estás conectada a la sala de internet, hay miles de sitios web a nivel nacional donde puedes encontrar personas dispuestas a darlo todo y, de momento no hemos empezado a reducir las probabilidades de conectar con almas específicas.

. No se sabe cómo una lectura en un blog, una imagen o una búsqueda en la redes sociales, por una parte, te limitan y por otra parte, te conducen. ¿Eres tú el que empieza a segmentar o es el algoritmo de Google el que te va a conducir a tu mentor? Aquí es donde los algoritmos se cruzan con nuestras formas de pensar, de vivir, de trabajar… y el factor humano se une a las probabilidades algorítmicas. Empezamos a tomar decisiones propias a la vez que el gran big data nos quiere determinar una identidad online. ¿Por qué avanzamos siempre hacia los positivo-manipulativo? Libre, libre quiero ser… quiero ser libre…

. Suponte que has llegado a la conclusión de seguir a ciertos gurus, mentores, guías, magos… y ahora, los acoges en tus redes sociales: Facebook, Twitter, Linkedin, Google Plus y te afilias a su blog. Se entiende que habrás reducido en un gran porcentaje las probabilidades de cruzarte con un enlace efímero en el timeline de posicionamiento natural que haga cambiar tu vida. Sin embargo, a la velocidad que se rulan los enlaces y bajo los algoritmos específicos de cada red social, vuelve a ser infinitamente difícil que el mismo día, a la misma hora te encuentres con el enlace efímero que te va a ayudar a crecer personalmente. ¿Casualidad o algoritmo? El mundo virtual está en manos de los no románticos.

¿Casualidad o Algoritmo?

. Los enlaces efímeros que rulan a velocidad vertiginosa en las redes sociales y nos ayudan a crecer personalmente pueden ser una recomendación tan sencilla como esta: Andar, una filosofía. Me gusta creer que es casualidad porque me ayuda a sentirme libre, dentro de lo que escojo como persona.

Mi preguntas son: ¿Quiere lograr el big data ser la inquisición publicitaria? ¿Cuántas cosas no te pierdes día a día sin somos tamizados por un algoritmo?

De internet espero poder alcanzar aquello donde el corazón me lleve sin ser articulado por complejas fórmulas que me reconozcan hacia lo que no sé si quiere ser. Una cosa es que te persiga una misma publicidad cinco o seis veces para motivarte la compra y otra, con la cual no logro estar de acuerdo, es que el algoritmo te tergiverse el libre pensamiento creativo, crítico y analítico y te confunda las pistas para lograr tu crecimiento personal y pensamiento positivo con lo que nos ha costado salir de lo local.